martes, marzo 30, 2010

Comentarios a las quince leyendas urbanas de oposiciones a cuerpos superiores (Blog de Sevach) (XIII)


DUODÉCIMA.- Sin preparador no se aprueba. Falso. El preparador es un salvavidas. Hace más fácil llegar a la orilla. Pero ni todos los pasajeros del Titanic con salvavidas sobrevivieron ni todos los que carecían de él se ahogaron. García de Enterría no necesitó preparadora para aprobar las oposiciones a letrado del Consejo de Estado pero no parece que haya muchos como él.

Nuestra opinión: evidentemente un buen preparador o una buena academia van a ser una ayuda inestimable, pero como dice un proverbio chino “es más importante que el alumno quiera aprender que el maestro quiera enseñar”. Para alcanzar el éxito es más importante que el alumno sea bueno a que lo sea el enseñante porque es él, en definitiva, el que acude a las pruebas. No obstante, si el opositor vale y además tiene ayuda, pues mejor que mejor.

NOTA: Se puede consultar el artículo entero en la siguiente dirección:

No hay comentarios: