sábado, febrero 27, 2010

La crisis económica y las oposiciones a la administración pública

La crisis económica ha reducido de una manera drástica las posibilidades de lograr un empleo en el sector privado. Por ello, se ha disparado el número de opositores que optan a una plaza en cualquiera de las administraciones públicas.

La inscripción en las pruebas selectivas ha aumentado en un 30 %, al igual que lo ha hecho el número de los alumnos en las academias y preparadores de oposiciones.

Si siempre fue difícil obtener una plaza en el sector público, hoy en día es aún más difícil. Y a esto hay que añadir la previsible disminución de la oferta de empleo público para los próximos años, ya que el déficit público español debe disminuir del actual 11 % al 3 % en el 2013 para el cumplir el pacto de estabilidad de la Unión Europea. Según la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's considera probable que el déficit público de España se mantenga sobre el 5% del PIB hasta 2013.

Nuestra opinión es que no sobran funcionarios porque acaso ¿ves que sobran médicos y personal sanitario? ¿ves que sobran funcionarios en la administración de justicia? ¿ves que sobran profesores? No, lo que sobran son altos cargos (que en algunos casos cobran sueldos que rayan en lo vergonzoso y su función es menos que nula), sobran duplicidades entre el estado, autonomías y ayuntamientos, sobran gastos estúpidos...

Esto no es demagogia, es realidad. Hay políticos llenos de buena voluntad y que su labor, como otras es necesaria, pero es muy importante, y más en estos tiempos de crisis, separar el grano de la paja.

Creo que se nos olvida lo esencial. Que la administración está al servicio del ciudadano y no al servicio de los partidos políticos. Y eso es de lo que se trata en definitiva: necesitamos tener una administración pública de calidad y que todos, tanto funcionarios como ciudadanos, debemos luchar por ello, porque la Administración Pública es y debe ser de todos.

1 comentario:

auxiliar comunidad madrid dijo...

muy útil aporte. Conseguir una plaza para trabajar en el ayuntamiento asegura un trabajo fijo, con flexibilidad horaria y bien remunerado.